Travesías y Odisebas

Sucede por lo general que una pareja es la conjunción de dos lugares, la llegada prevista o imprevista de un territorio a otro, la conquista y la abdicación. Luego, se comprarán un perro (dicen que los gatos son la más reciente manifestación a ultranza) sobre el que reinarán conjuntamente y ya no habrá ni quién recuerde los gobiernos separados del respectivo territorio. Pero, ¿qué sucede cuando cada uno proviene del dépaysement?

Este reino se ha ido estableciendo en las mitades, en esos territorios que no pertenecen a ninguno, durante viajes y más viajes por la neutralidad europea —sí, también Suiza—, sin perro y con necesidad de gobernar, de regir con mano dura. Eso por lo menos, el que vive en España; el otro, el que habita esa extraña zona francesa, simplemente quiere dejar cuenta de la historia.

Las travesías y peripecias de dos tocayos que viajan para encontrarse, no consigo; con el otro. Un blog que se deja acariciar libremente el lomo.