Una relación tipo “Melting Pot”

Colombianos de pies a cabeza, aunque ninguno de los dos es de los expatriados que carga con la bandera tricolor en la maleta. En los desayunos en ocasiones hay arepas (al paisa le quedan muy ricas), el rolo se antoja de chocoramo o un tamal.

Las fronteras parecen invisibles, pero el hecho de vivir en países con idiomas diferentes elimina dicha transparencia. Es cierto que estamos en zona Schengen y que Europa a l’air tout petit, sin embargo las costumbres francesas y españolas difieren bastante. Los españoles andan de cachondeo todo el tiempo, a su lado los franceses parecen sosos; y así la relación parece llenarse de contrastes: mientras que uno disfruta de las exposiciones en Barcelona,  el otro opta por probar quesos y vinos de la región alsaciana.

Resulta que sin quererlo, cada uno se va envolviendo en situaciones particulares al sitio en el que vive. En estos dos años y medio de relación hemos vivido juntos y separados en varias ciudades: empezamos los dos en tierras andaluzas, luego el paisa se fue para el sur italiano y ahora vive en Cataluña. Por mi parte, yo empecé en la bretaña francesa, para luego irme al extremo opuesto limitando con Suiza y Alemania y ahora estoy en Provenza, disfrutando del sol y del Mediterráneo. Para el lector podríamos parecer nómadas, yo lo veo más como la búsqueda de la ciudad donde se encuentre balance entre trabajo y calidad de vida. El estilo poco sedentario, acompañado con el alma de viajeros, nos ha permitido abrir la mente y experimentar cosas diferentes, cosas que fortalecen y enriquecen la relación.

No somos una pareja convencional, yo detesto las etiquetas y estereotipos; sin embargo podríamos estar llegando a una etapa donde se busca reducir la incertidumbre y aumentar la estabilidad. Seguir descubriendo el mundo con nuestras travesías y odisebas, pero también poder vivir momentos como un fin de semana de hacer pereza y nada más.  Empezamos a 1600 kilómetros de distancia, luego 1000, ahora son solo 500 kilómetros los que nos separan; se suman los meses y la distancia entre los dos es cada vez menor.

Anuncios
Estándar